LA PROFECÍA DE LA CURVA DE HUBBER

La historia de la humanidad  dependió siempre de la energía que disponía.
Pensamos que el petróleo y sus derivados corresponden a una historia próxima del siglo pasado, pero eso no es verdad, la propia Babilonia hace miles de años disponía de muros sellados con “aceite de piedra” y Bagdad con calles de asfalto.
En el siglo IX la destilación del petróleo fue descrita por el alquimista persa Muhammad ibn Zakarīya Rāzi, (es el siglo de los normandos: los vikingos que fundan Dublin en 848, la península Ibérica era invadida por árabes, invadida es mucho decir, fue un paseo planificado por cientos de espías 5 años antes, Carlomagno muere en Aquisgrán y su imperio se va a desmoronar y el Budismo es perseguido en China.
La verdad, no fue un siglo de mucha modernidad.
Rãzi sabía que las sustancias químicas como el queroseno, usadas para lámparas, se obtenían de su propio invento:  el alambique (al-ambiq).
Químicos árabes y persas también destilaron petróleo crudo con objeto de obtener productos inflamables para uso militar.
A través de la España Islámica, en el siglo XII, la destilación se dio a conocer en toda Europa y desde Rumanía fue llamada como păcură.
Ya en pleno siglo XX sabemos que con la energía de 1 Barril se obtenían 20 Barriles de muy buena calidad. En la actualidad la productividad está en 1 Barril por 16, y de mala calidad.

¿Era sostenible el fracking? Claro que no, el alto coste de producción cerró el 90 % de las empresas que anunciaban la panacea, y ni hablar del desastre ambiental que dejaron, aunque era marketing simplón para quienes conocían el tema.

En el pasado se perforaba y salía como una fuente, ahora se debe bombear, es decir, se requiere de más energía. (Ley de la Entropía).
Nuestro mundo de ilusión pasajera, (vivimos 150 mil años sin petróleo y tecnología mínima y recordemos que la era industrial comienza en el 1700 y se acelera en 1945), lo aclaramos porque hay mucha gente que supone que los móviles nacieron con el homo sapiens, y aunque sea una ironía, el sistema trabaja 24 hs al día para que los pueblos vivan esa ilusión a tope.
Pues no, hace 100 años no había luz y la mayoría caminaba porque no había dinero para caballos.

“Nuestra ignorancia no es tan vasta como nuestro fracaso para usar lo que conocemos”
Marion King Hubbert (1903 – 1989)

Pero, ¿quién era Hubber?
Este geofísico  trabajó para el laboratorio de investigación de la compañía Shell en Houston, Texas. Realizó diversas contribuciones a los campos de la geología y geofísica, especialmente la teoría del pico de Hubbert, que tiene importantes connotaciones políticas.
Predijo que la producción de petróleo de una reserva experimenta una evolución descrita por una “campana de Gauss”, alcanzando su máximo cuando la mitad del petróleo ha sido extraído y a continuación decayendo. El tiempo de extracción es mayor al tiempo de cuando el pozo se vacía. (Como cuando bebes un refresco con pajita, va bien y de pronto se termina).

En la reunión de 1956 del American Petroleum Institute en San Antonio, Texas, Hubbert hizo la predicción de que la producción total de petróleo de los Estados Unidos (No la Global) alcanzaría su pico a finales de la década de los 60 o a principios de los 70. Cuando en 1970 resultó que esta predicción se confirmó, (La crisis del petróleo) Hubbert alcanzó una gran notoriedad. La curva usada en su análisis se conoce ahora como curva de Hubbert y el pico de la curva como pico de Hubbert.

En 1975, cuando los Estados Unidos todavía sufrían cierta escasez de petróleo a causa de la crisis de 1973, la National Academy of Sciences confirmó la validez de los cálculos de Hubbert sobre la disponibilidad de petróleo y gas natural y reconoció que sus estimaciones anteriores que resultaban más optimistas estaban equivocadas. El proceso emprendido por el neoliberal de consumismo aceleraba el cenit, y en 100 años nos devoramos las reservas de millones de años de creación del “oro negro”.
(Por cierto el resultado de la temperatura de calentamiento del petróleo, la refinería, pasó a reemplazar el anterior combustible, la grasa de ballena, cuyos mercados tenían a los vascos y nórdicos a la cabeza de sus competidores).

16 años después saldría el informe del MIT, Instituto de Tecnología de Massachusetts, “Los límites del crecimiento”, 1972, coordinado por Donella Meadows, biofísica y científica ambiental, especializada en dinámica de sistemas y 17 profesionales más, y encargado por el Club de Roma, antecesores del Mercado Común Europeo, luego UE.
Las conclusiones:
Pico de extracción del petróleo entre 2025 y 2035.
Explosión demográfica hacia 2050.
A partir de la caída del petróleo, todos los productos de abonos en que se basa Monsanto para la explotación agrícola también caerán, y con ello la producción alimentaria global.
La Industrializacion-Contaminación pondrá en riesgo hábitats terrestres y marinos.
La acumulación de gases de efecto invernadero efectuarán variaciones del clima del planeta pudiendo modificar suelos, biodiversidad, nivel de mar, corrientes oceánicas y hasta el ciclo del carbono creador de la vida en la tierra.

La economía depende de varios factores, yo elijo la energía que mueve todas las variables de una sociedad para intentar advertir esa  “ilusión” que se genera en un cerebro preparado para mantener todo lo aprendido en la infancia como lo “normal”, aunque ya no exista. (Por eso tanta gente vive en el pasado)
Ese “paradigma” nos acompaña desde la caverna, somos los recuerdos reales e inventados de una niñez que nos formó y nos referenció como personas pero también como tribu o colectivo.
El sistema trabajó el último siglo para romper lo comunal y crear individuos aislados y aisladas sin poder de defensa de su apropiación de los recursos naturales, pero también de nuestras vidas.
Todo lo que va a suceder en esa caída que muestra la curva de Hubber será también un símbolo, va a trastocar el universo interno real y el psicológico de cada ser humano.
Lo bueno sería regresar a un nuevo concepto de  comunidad repensando el destino que querramos darle entre tod@s,  el que nos de las ganas pero consensuado entre personas iguales, y porque nada es para siempre es que tendremos la obligación y el derecho de volver a pensar nuestro futuro y el de nuestros seres queridos.
El patriarcado hace tiempo que no da respuesta y fracasa, sin parar.
¿Por qué? porque la estructura que engendró el estado y su burocracia es una ideología monopólica, unidireccional, deja fuera todo aquello que no lo convalida, sea mujer, hombre o cualquier sexualidad que lo desafíe.
La clave es articular dentro nuestro un cuerpo que contenga un espíritu capaz de albergar ese “nosotr@s tod@s”, y no salirse de ese camino tan difícil de arribar, pero por fin liberador.

Oscar Cusano
Asamblea de parad@s y precari@s de CGT Valencia.

Comparte esta entrada en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *