El COVID-19, mi experiencia.

Soy aquella, que sigue Cansada de estar Cansada.
Os explico el Coronavirus lo que me ha aportado.
Me ha confirmado que desde arriba no se piensa ni se actúa para hacer las
cosas bien.
Trabajo en una publica 100%,y que triste que no pueda decir se trabaje
bien.Cuando es un sitio donde se tienen muchos mas medios que en ninguna de
las privadas, donde trabajan miles de compañeras (hablo en femenino,porque
como sabéis bien,somos mayoría mujeres las que trabajan en el sector de la
Dependencia).
Os explico:Al principio de Coronavirus,en Marzo,se decidió desde sindicatos
(Ugt y Cesic) a Dirección que las jornadas serian de 11 y 13 horas (aunque no
teníamos ni tuvimos ni un solo caso de Coronavirus).
Se decidió desde generalitat aislar en sus habitaciones,y bueno llegaron las
jornadas interminables de trabajo, ya que al solo estar te caes, suplíamos
funciones de todo el resto de colectivos que trabajan en una residencia.

La dirección evidentemente se fue a su casa,a hacer tele trabajo,osea montones
de Wattshaps a cualquier hora,planillas que cambiaban en dos días tres
veces,reglamentos,protocolos,y muy divertidos , como deben pensar somos
tontas , uso y cantidad de tipos de mascarillas que existen,para en los primeros
tiempos tener solo una mascarilla, y la quirúrgica. Después ya el pack para
aislamiento, guardado en enfermería,por si fuese necesario.

Total allí quedamos Tcaes, dues, y servicios apechugando con lo que pasara.
Pobres gentes de coordinación de lunes a domingo trabajando desde sus casas
,en pleno confinamiento. agobiadísimos por las miles de cosas que debían
hacer. (me río por no gritar).

En pleno confinamiento hubo compañeras,que pese a que cumplía los
requisitos para quedarse en su casa,cobrando,tranquilas (porque tenían algunas
de las enfermedades o patologías que Generalitat consideraba de riesgo)
,decidieron pedir el alta voluntaria y estar al pie del cañón.

Y llegó la desescalada, en la que había caído, alguna que otra compañera con
ataques de ansiedad.
Con la desescalada llegaron los del teletrabajo, y parecía que les molestase nos
paráramos a beber agua, comer o descansar, les parecería en 11 y 13 horas no
hacíamos bastante.
Eso si muchas palabritas de agradecimiento,y lo bien que estaban los
residentes,pese a no haber estado ellos.
Continuamos desescalando,y se da permiso a residentes a salir a las calles,bares etcc,porque son libres.

Señores y señoras en muchas,casi todas las residencias tenemos gente que
viene de SS, ingresada por un juez,gente que ingresa por ser un peligro para
ellos mismos,porque algunos nunca les importo la sociedad en la que vivimos,y
con la edad que tienen,ahora menos todavía.
Gente que tiene problemas de adicciones,y algunos mentales.
Y si , son libres,lo triste es que su libertad comienza cuando acaba la del resto
de residentes y trabajador@s.
Porque desde luego,nada mas lejos de cuestionar su libertad,solo matizar que
en una convivencia,como es una residencia pasa,se tiene que valorar el bien
colectivo,sobre el bien individual.
Y que dejar que gente que posiblemente se pueda contagiar,porque lo de la
mascarilla es muy agobiante,y saludar amigotes es muy chulo,entre y salgan
por la puerta continuamente,porque son Libres.
Libres de contagiar,libres de hacer lo que les venga en gana,poniendo en
peligro al resto de personas que residen o trabajan en los centros,total con mas
miedo que en plena pandemia estoy.

Y ahora ya estamos en el punto,en donde me pregunto:
De que sirvió el esfuerzo de las Trabajadoras (reales,no los del teletrabajo)?
De que sirvió que compañeras que pudieron quedarse en sus casas con su
familia,y la tranquilidad de saber que sus hijos,parejas etccc estaban a salvo,y
disfrutar de ellos,decidieran arriesgarse y venir a cuidar a l@s residentes y
estar al pie del cañón, ahorrando un montón de dinero a las arcas del estado al
incorporarse.

De que sirvió el miedo a abrazar a mi pareja e hijo,si ahora todo puede irse al
traste,por el bien quedar.
Saben para que?.Para que ahora nos obliguen en 4 días decidamos las
vacaciones, sin opción a guardarnos algo para navidad o cuando
queramos, porque si viene otro brote, tenemos que volver a tirar del carro, desde
luego asesoradas por wattshap de nuestros queridos teletrabajadores.

Y el rebrote con lo inconscientes que son algunos de los residente, como la
población en general, continuamente escuchamos fiestuquis y tantos
contagiados.
Temo lo peor,y es que el rebrote venga antes de lo esperado.

No contentos con todo esto,a mis compañeras de reducción, esas que cobran
menos que una renta mínima, las obligan a coger todas sus vacaciones,gente
que dio y da el 100% ,que pidió el alta voluntaria para trabajar en plena
pandemia.
Y luego nos hacen reuniones en las que explican que nadie es responsable,que
todo lo decide un comité ,que no sabemos exactamente quien lo forma,y que
algunos acaban de aterrizar en dependencia ,pero que tienen mucha voluntad de hacerlo bien.

Pues bien, háganlo, déjense de tanta burocracia,y busquen soluciones y
entendimiento,independiente de quien gestione cada cosa,si
personal ,concejalía ,generalitat, técnicos administrativos etccc.
Comiencen a gestionar los centros desde sus diferencias,no desde una
generalidad,cada centro es diferente,porque varia en usuarios,modelo
arquitectónico. gestión etccc.
Igual que se habla de atención personalizada, hay que trabajar desde la
personalidad que presenta cada centro,no desde la generalidad.
Déjense de tanta palabrería y trabajen con sentido común,no con burocracia,si
se quiere se puede,solo hay que echarle ganas y tiempo.
Atentamente; La Cansada.

Cansada de hablar,pelear,explicar,que mientras en las mesas de comisiones que
gestionan,no estén las que trabajan directamente,,no avanzaremos,ni se podrán

hacer los cambios útiles y reales que la Geriatría necesita.

Comparte esta entrada en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *