EL AYUNTAMIENTO DE LLÍRIA SIGUE GIRANDO HACIA LA DERECHA EN POLÍTICAS DE PRIVATIZACIÓN Y CONCESIÓN DE SERVICIOS DE SUMINISTRO DE AGUA Y VERTIDOS DE AGUAS RESIDUALES.

En plena Pandemia del Covid-19, con la enorme crisis sanitaria, social y económica, COMPROMIS-MOVE y PSPV, que gobiernan en coalición el Ayuntamiento de Llíria, han decidido en pleno mes de Agosto, mes inhábil a efectos políticos, sorprender a los vecinos con nuevas tasas y aumentos de tarifas mediante Concesiones Privadas.

Con esta alevosía veraniega, han presentado sendas providencias y ordenanzas.

La primera para privatizar el servicio de mantenimiento del alcantarillado y control de vertidos, hasta ahora público, mediante concesión privada y el consiguiente aumento de tarifas.

Esto no es más que la prolongación de la aprobación en Octubre del 2.018 del Reglamento de Prestación del Servicio Municipal de Alcantarillado, que se vio envuelto en una gran polémica. Se aprobó de espaldas a los vecinos, que consiguieron con mucho esfuerzo presentar numerosas alegaciones, a las que no se les hizo caso alguno.

En 2010, la ONU declaró el agua como un derecho humano. Basándose en este principio se considera que el agua en todo su ciclo no debe ser motivo de negocio privado.

Así lo contemplan, tanto el Pacto del Botánic, como el Pacto por la Reconstrucción, que consideran que debe ser un servicio público. PODEMOS LLÍRIA, ha considerado por ello necesario presentar una solicitud a sus Representantes Autonómicos y Estatales, para que hagan llegar a las Instituciones u Organismos pertinentes una queja ante este comportamiento del Ayuntamiento de Llíria y les hagan cumplir este pacto.

Pero, por si fuera poco, en Llíria se pagan dos recibos, uno por recogida y otro por reciclaje de la basura. En el de recogida, que realizaba una Brigada Municipal, estaba incluida la recogida de Poda de las viviendas de fuera del casco urbano. Pues ahora se pretende modificar la ordenanza de recogida de basura, para externalizar el servicio de recogida de poda, mediante la contratación de una empresa privada y la creación de una nueva tasa, con lo que ya no serán dos los pagos sino tres.

El Ayuntamiento de Llíria, sin consulta previa a la ciudadanía, de forma unilateral, ha decidido privatizar servicios esenciales de su competencia, con posibles concesiones que pueden hipotecar el futuro de este Municipio durante muchos años, apostando, debido a la ineficacia de su gestión, por lo privado en lugar de lo público. Ante esta ola de privatizaciones y de aumento de tarifas y de tasas, no es de extrañar que el malestar y la indignación entre los vecinos vaya en aumento.

Comparte esta entrada en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *