CARTA ABIERTA.

Muy preocupado por las 1333 muertes, un médico sueco dio su punto de vista al primer ministro y cuyo país que eligió  no estar confinado.
Los pueblos de Europa del norte tienen muchísima conducta cívica, es una forma de administración basada en la educación derivada de la reforma de los siglos pasados.
En Oriente, la diferencia la marca una estructura tradicional confusionista, budista, y de Lao Tse,  y su comportamiento  es de un respeto total a los mandatos de sus representantes, quiero decir, la estructura del “obrar o desenvolverse” humano depende de su formación histórica, eso incluye sus instituciones y mandatos internos y colectivos heredados de sus ancestros.
Pero también hay sociedades que rozan los límites, producto de una profunda desconfianza a sus poderes fundacionales, cuya costumbre o normalidad ha sido ignorar a su propio pueblo y desestimar cualquier tipo de igualación o respeto por   la vida.
De aquellos polvos estos lodos: la mayor parte de los males que se padecen son la consecuencia de descuidos, errores, desórdenes previos,  incluso de hechos aparentemente poco importantes como la codicia de sus gobernantes.
Eso creo que pasó en Italia y España.
La suma de sus muertos es directamente proporcional a la avaricia de su clase dominante pero también a la irresponsabilidad de un pueblo poco comprometido con su pasado próximo que le darían innumerables razones para comprender lo que le sucede, empezando por Madrid que votó a los descendientes de los franquistas.
¿Qué quiere que le diga?
Pero como en la escena de un crimen, quedan muchas puntas por dilucidar, muchos testimonios por declarar,
varios indicios y pistas por desentrañar, porque hay testigos que no declararon, homicidas que saldrán a la luz, y numerosas pruebas presenciales y circunstanciales que saldrán más tarde.
En el mientras tanto no huelga que se recuerde que una conjetura es un juicio que se forma de las cosas o acaecimientos por indicios y observaciones.
En sentido figurado la conjetura se confunde con la suposición.
Hoy todo es una parafernalia de suposiciones.
Carta abierta de un infectólogo sueco
a su primer ministro:
Dice el médico infeccioso Stefan Hanson:
“Hemos poblado escasamente países grandes con una población pequeña y bien educada, altamente digitalizada con sistemas de salud eficientes y buenas organizaciones de prevención de infecciones y todavía poco extendida fuera de las grandes ciudades”.
Y continúa:
“En Suecia, casi sin confinamiento hasta ahora, las personas han optado por tratar de lograr la inmunidad del rebaño en la población. En nuestros países vecinos, se han elegido otras estrategias. Estos incluirán gradualmente la identificación ya inmune a medida que se expande la capacidad de prueba y las actividades sociales se reanudan lentamente.
En Estocolmo, la Agencia de Salud Pública abandonó el seguimiento de contactos directamente cuando se vio que había una difusión comunitaria. ¿Por qué no planeó realizar pruebas extendidas antes? En Noruega, donde los espectáculos alpinos fueron una semana antes que en Suecia, comenzaron a realizar pruebas directamente y ahora han evaluado a 120,000 personas. En Alemania, se ha creado un programa de pruebas y seguimiento de contactos con 300,000 personas por día. En Corea del Sur, sus actividades de test y seguimiento de contactos continúan de acuerdo con las recomendaciones de la OMS. En Finlandia, el número de muertos es ahora 72 contra 1333 en Suecia. La gente ha sido más radical y aislada de Nyland / Helsinki altamente infectada.
En Noruega, 150 personas han muerto. La cifra de reproducción de la epidemia en Noruega se ha estimado hoy en 0.7, lo que significa que la epidemia está a punto de reducirse.
Según los resultados preliminares de un estudio en Heinzberg, Alemania, el número de muertes por infectado es del 0,4 por ciento, significativamente mayor que la gripe. Sin embargo, la diferencia entre las condiciones durante la gripe asiática y la gripe porcina es que la globalización y la urbanización han provocado que la pandemia de covid-19 avance tan rápidamente y con tanta fuerza que los sistemas de salud no pueden hacer frente a la tormenta. Para esto la epidemia debe controlarse anticipando la vacuna y el tratamiento efectivo.
La estrategia actual en Suecia, donde nuestro objetivo es permitir que la propagación de la infección llegue a la mayoría de la población para lograr una inmunidad hipotética del rebaño, debe abandonarse. Cuesta demasiadas vidas. Debemos avanzar hacia la estrategia de encontrar tantos infectados como sea posible. Si tiene éxito Corea del Sur, también debe poder tener éxito en los países nórdicos. Hemos poblado escasamente países grandes con una población pequeña y bien educada, altamente digitalizada con sistemas de salud eficientes y buenas organizaciones de prevención de infecciones y todavía poco extendida fuera de las grandes ciudades. Tenemos baja resistencia a los antibióticos y todas las condiciones para tener éxito.
En muchos casos, la Autoridad de Salud Pública ha realizado evaluaciones incorrectas. No han reaccionado fuertemente a los autobuses abarrotados en Estocolmo. Muchos residentes mayores en el país tienen la infección.
Hicimos lo que pudimos.
Según la Autoridad de Salud Pública, no se debe contar el número de muertos ahora, sino el efecto en varios años. Incluso si la cura potencial para la infección no se ha roto o no es grande, la combinación puede haber contribuido a que estemos en una situación peor que Noruega, Finlandia y Alemania. Pero igual de importante si uno realmente quería detener la propagación de la infección y probablemente ha sido la actitud: “hemos hecho lo que pudimos”.
Alemania ha sido asombrosa por sus bajas tasas de mortalidad. Primero, prueba  y detecta muchos infectados. El número de muertes por paciente ahora es de aproximadamente el 1 por ciento. No ha sido una situación fácil desde el punto de vista de la protección contra infecciones, ya que el país limita con Austria, Italia y Suiza, y muchos fueron a esquiar allí en febrero. Sin embargo, el número de muertos se ha mantenido bajo.
La mayor diferencia con Suecia puede haber sido la claridad con la que uno se acercó a la crisis y trató de minimizar el número de muertos. Se introdujeron reglas sociales estrictas para reducir la propagación de la infección. La capacidad de prueba se expandió ya a mediados de febrero.
En Suecia, por lo tanto, hay oportunidades para mejoras significativas que deben evitarse para evitar que el  país sea tan golpeado como Estocolmo. La estrategia debe mejorarse, ser transparente y comunicarse con claridad. Debemos alejarnos de la estrategia de inmunidad de
“rebaño” poco ética, poco ética porque la población no está informada al respecto, y porque puede provocar miles de muertes más que otras planificaciones.
Es necesario activar ya las pruebas y el sistema de seguimiento de contactos y proporcionarle recursos adicionales. Un trabajo más proactivo con pruebas extendidas de anticuerpos y antígenos haría que la industria se acelerara mucho más rápido y aumentaría el personal para el sector de la salud.
Primero tenemos que imponer restricciones mucho más estrictas durante 3-4 semanas y luego reiniciar con una actitud diferente y, por ejemplo, adoptar la forma alemana, noruega o surcoreana. La estrategia de inmunidad del rebaño no está probada y es arriesgada y puede conducir a un desastre para la atención médica.
Estimado Primer Ministro, aún puede salvar al país. ¡Cambia tu pie! Brinde a las autoridades una directiva clara para detener la propagación de la infección y minimizar el número de muertes en combinación con pruebas masivas de portadores, pero también, por ejemplo, en los lugares de trabajo para identificar el sistema inmunitario y permitir un retorno a una actividad social más normal”.
Stefan Hanson, médico infeccioso  internacional para el Göterborgs-Posten.
Oscar Cusano
Asamblea de parad@s y precari@s de CGT Valencia
Comparte esta entrada en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *