Amparo Molina recoge más de 1.000 firmas en un solo día contra la Ley Mordaza y por el archivo de su causa.

Amparo, de 64 años y de Vilamarxant, al igual que otros jubilados y pensionistas, decidió un día
no callarse más y protestar para mejorar las cosas. Así, con Iaioflautas, se manifiesta siempre
pacíficamente desde hace años por todas las causas que considera justas. Iaioflautas es un
colectivo de mayores, pero jóvenes de espíritu, que desean mejorar la sociedad y los derechos
para sus hijas, hijos, nietas y nietos.
Los hechos que injustamente le atribuyen a Amparo sucedieron el 1 de octubre de 2018, cuando
se celebraron dos manifestaciones en Valencia, una a favor y otra en contra de la celebración del
referéndum en Catalunya. Por la mañana, en contra, hubo una marcha convocada por entidades
de extrema derecha, como España 2000, en la que participó un matrimonio. Por la tarde, a favor,
con asociaciones como Iaioflautas, donde Amparo fue acusada de un presunto delito de incitación
al odio y de lesiones por ese mismo matrimonio que también acudió a la manifestación a favor del
referéndum en Catalunya con dos banderas de España. Y es en ésta en donde alegan que
Amparo les había llamado “fachas” y les había atacado con una “pulsera de bolitas”.
El 9 de octubre del 2018 se realizó la marcha de la Comissió 9 d'Octubre donde hubieron
detenidos por agresiones muy graves. Dos días después, el 11 de octubre de 2018, acudió
Amparo a una concentración frente a la Delegación del Gobierno en Valencia en rechazo de las
agresiones producidas el 9 de octubre y, cuando al acabar se fue con unas amigas a un bar, unos
policías de paisano entraron, la identificaron y la detuvieron. Le dijeron que se había interpuesto
una denuncia contra ella por incitación al odio y por lesiones de los hechos ocurridos el 1 de
octubre, además de acusarle de ser la “presunta instigadora” de un grupo de personas que echó a
los denunciantes de la plaza del Ayuntamiento. Amparo fue interrogada en comisaría, donde se
negó a declarar y le confiscaron la presunta arma, la pulsera de bolitas, valorada en un euro.
Por lo anterior le pueden sentenciar entre 1 y 4 años de prisión. Amparo reconoce que hubo un
intercambio de opiniones, y que ella y otros manifestantes recibieron insultos, pero que ella nunca
agredió a nadie porque es una mujer -“chillona, pero pacífica”-. -“Los que estaban en el sitio
equivocado eran los denunciantes, que fueron a provocar y a reventar la manifestación”-. Las
compañeras iaioflautas de Amparo reconocen que: -“Amparo siempre ha sido respetuosa y
pacifica”-.
El 9 de octubre se produjeron detenidos por agresiones muy graves, pero resulta que a quien
pretenden juzgan es a Amparo por unos presuntos hechos ocurridos el día 1. Amparo y otras
compañeras Iaioflautas, que consideran que nunca se produjo ninguna agresión, han impulsado
una campaña de recogida de firmas dirigida al Presidente del Gobierno de España, a la
Consellera de Justicia y a la Fiscalía de la Comunidad Valenciana, solicitando el archivo de la
causa y la derogación de la tan lamentable Ley Mordaza. Y en el primer día de recogida de firmas
ya han superado las mil firmas.

Comparte esta entrada en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *